HONORIS CAUSA: STAN LEE, EL CREADOR DE SUEÑOS

HONORIS CAUSA: STAN LEE, EL CREADOR DE SUEÑOS

Por Martín Arceo S.

Tal vez no lo puedes imaginar pero hubo una vez un planeta llamado Tierra, sin mutantes, sin amenazas cósmicas, sin criminales superpoderosos ni héroes que los combatieran… ¡Y sin películas de superhéroes!, sin embargo todo eso cambió con la obra de un creador, una mente maestra estadounidense, Stan Lee.

Hasta mediados del siglo XX los cómics de Estados Unidos presentaban historias de romance, terror, aventuras policiacas, de vaqueros, espaciales y en la selva. Fue entonces que una campaña “a favor de la juventud”, por “la decencia” y “en contra del comunismo” hizo desaparecer casi todos los géneros de la historieta gringa, salvo dos: infantiles y superhéroes.

Llegó 1961 el fabuloso Stan Lee, entonces director y guionista de una editorial que  comenzó como Timely, más tarde se convirtió en Atlas y para principios de la década de 1960 ¡Marvel Comics!; en fin volviendo al increíble Stan Lee, básicamente recibió el encargo de hacer una serie de superhéroes.

Martin Goodman, tío de Lee y dueño de la empresa, había ido a jugar golf con un directivo de DC Comics -que entonces como ahora edita los cuentos de Batman, Superman y otros héroes sobrehumanos-, y éste le dijo que su historieta de mayor éxito era la de la Liga de la Justicia. Goodman pidió a Stan hacer una serie con un equipo de seres superdotados y a que no se imaginan lo que sigue.   

¡Lee estaba harto de los cómics! Quería ser novelista o guionista de cine, las historietas hasta vergüenza le daban por eso no firmaba sus trabajos con su nombre real… ta ta ta tan ta taaaaan ¡Stanley Lieber! Su esposa le sugirió que ya que pretendía dejar el cómic, hiciera uno como le viniera en gana, así si lo corrían de la editorial tendría un trabajo que lo dejara satisfecho.

Entonces surgieron, de la mente brillante de Lee y a su gusto Los 4 Fantásticos, ilustrada por Jack Kirby.

El mundo jamás había visto algo similar. Los protagonistas no usaban trajes ni máscaras, se peleaban entre sí más que contra los villanos, se fregaban mutuamente con bromas despiadadas y se portaban más como verdadera familia que como amigos o colaboradores.

Sus enemigos también eran complejos, cualquiera podía identificarse con ellos, odiarlos y hasta despreciarlos. Se trataba de seres resentidos con la humanidad como El Hombre Topo,  en el caso del Doctor Doom genios a los que no se les reconocían sus méritos, hombres manipulados por su gobierno que aprendieron a odiar a quienes eran distintos como El Fantasma Rojo y personas resentidas con quienes los rechazan como Los 4 Horrendos.

Lee era el director de la revista y se atribuyó muchas de sus situaciones y personajes, al igual que en las otras series que siguieron a Los 4F como El Hombre Araña, El Hombre de Hierro, Thor, Hulk y Daredevil. Empezó a construir su leyenda, incluso si restaba mérito a sus geniales dibujantes.

Para no hacer todo solo, Lee -nacido en la ciudad de Nueva York el 28 de diciembre de 1922, hijo de padres judíos rumanos- inventó lo que hoy se llama El Método Marvel de los Cómics. Stan hacía una sinopsis con la historia básica y dejaba que el dibujante contara el relato con dibujos. A continuación, Lee ponía los diálogos. ¡Eso es trabajo en equipo!

Así Lee le pasó a Kirby una sinopsis de cuatro palabras: “Make them fight God” (que peleen con Dios). Y Kirby hizo los números 48, 49 y 50 de Los 4F, creó a Silver Surfer y a Galactus El Devorador de Mundos.

No todo fue miel sobre hojuelas, esta quizá es solo una de las muchas malas jugadas en las que Lee se apropió del trabajo ajeno, ¡qué está pasando! El Hombre Araña debe bastante a su dibujante original Steve Ditko, quien luego de colaborar con Stan quedó tan decepcionado de la industria del cómic estadounidense, que ya nunca volvió a hacer historietas con la misma regularidad.

Pero Lee es un hombre de claroscuros, como todo genio. Nadie mejor que él ha divulgado en Estados Unidos al cómic en general y sobre todo el superhéroes. A partir de 1972, cuando dejó su puesto como Director y Guionista en Jefe de Marvel, aprovechó hasta la última oportunidad de hablar bien de las historietas como medio de comunicación. Su voz, opiniones y consejos se han escuchado lo mismo en caricaturas que en aulas universitarias.

El varón que juró dejar el cómic a principios de los 60 continuó escribiendo historietas, ya fuera en números especiales o en la tira cómica para periódicos de El Hombre Araña; incluso ha hecho manga como Karakuri Dōji Urutimo (Chico Mecánico: Último), publicado en Estados Unidos por la compañía Viz Media y en Japón por Shueshia, con dibujos de Hiroyuki Takei, a su vez creador de Shaman King. Por si fuera poco, escribió a principios de este nuevo siglo cuentos inspirados en los personajes de DC Comics, la mayor competencia de Marvel.

Stan Lee es el creador de universos, el hombre que regala sonrisas con sus apariciones en las películas de los superhéroes que ayudó a concebir (lo único que hoy regala, ya que una foto con él cuesta hoy al menos $120 dólares y su autógrafo otro tanto), es un pilar del cómic internacional.

En las FrikiPlaza puedes hallar cómics, juguetes, ropa y cuantos artículos puedas imaginar basados en la obra de Stan The Man, Mister Marvel, el creador de superhéroes, monstruos y mutantes.

DATO FRIKI

De muchacho, Stan Lee tenía la ilusión de ser actor. En la preparatoria ganó tres veces consecutivas un concurso semanal de periodismo convocado por el diario New York Herald Tribune. El Director se reunió con él y le preguntó qué quería hacer de su vida. “¡Quiero ser actor!”, replicó el entonces chamaco. “¡No seas un shmuck (imbécil, en el idioma judío yiddish)!”, le dijo el periodista, “¡sé escritor!”. El resto es historia.

Nos interesa tu opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.